Pesca Deportiva

Un sinfín de silenciosos lagos, caudalosos ríos, lagunas, arroyos y la extensa costa atlántica, hacen de la Patagonia Argentina un destino de privilegio para la pesca deportiva. Las aguas patagónicas presentan condiciones ideales para la práctica de la pesca deportiva en sus distintas modalidades. Dependiendo de la zona, se puede practicar el fly casting, spinning o trolling en medio de la apasionante naturaleza del sur del mundo. En perfecta armonía con la naturaleza, cabañas, resorts, hosterías y hoteles de la Patagonia brindansu cálida recepción. Los lodges de pesca ofrecen además, salas de atado de mosca, ambientes exclusivos y servicios específicos para disfrutar los mejores días de pesca. En los distintos destinos patagónicos se pueden contratar expertos guías de pesca bilingües y alquilar el equipo necesario si aún no se cuenta con él. Famosas por su tamaño y estado salvaje, truchas como la arco iris, marrón, steelhead fontinalis o trucha de arroyo, trucha plateada, el salmón encerrado, y el salmón del Pacífico fascinan a los amantes de este deporte en los cursos de agua de la Patagonia. También resultan muy atractivas en la zona, especies autóctonas como la perca y el pejerrey patagónico. Tiburones, róbalos, sargos, chuchos, rayas, peces palo y lenguados completan una propuesta única en las cálidas aguas del litoral atlántico. Temporada y permisos: La temporada de pesca se extiende principalmente de noviembre hasta mediados de abril o mayo. Sin embargo, la pesca deportiva en la costa atlántica y en algunos ríos de la Patagonia, puede practicarse durante todo el año. Las aguas patagónicas se protegen y controlan para garantizar a los deportistas la excelencia y calidad de los recursos, es por esto que en la mayor parte de las zonas, los permisos son obligatorios y de portación visible. Los mismos se obtienen en cada uno de los destinos en las delegaciones turísticas provinciales o comercios designados a tal fin. La pesca y devolución es la modalidad que se practica en la mayor parte de los ambientes de la Patagonia, aunque en algunas provincias existen zonas puntuales en las que se pueden realizar capturas.

La Pampa

En la provincia de La Pampa, la pesca deportiva encuentra excelentes escenarios en las lagunas Anchorena, Don Tomás, Don Justo, Santa Teresa, el Miauco y La Dulce en Eduardo Castex. Allí, especies como el pejerrey, bagre sapo, tararira o dientudo pueden capturarse en la temporada que se extiende desde principios de noviembre hasta fines de agosto. En el río Colorado, la temporada se inicia en diciembre y culmina a fines de mayo, permite la captura de truchas (arco iris o marrón), percas y pejerreyes, ciñendo siempre la cantidad de ejemplares a los máximos permitidos en cada caso. También es posible capturar ejemplares de carpa común durante todo el año en los ambientes acuáticos de la provincia.

Neuquén

La boca del río Chimehuín, el río Correntoso y la boca del río Limay al sur de la provincia y los ríos Collón Cura, Caleufú, Quillén, Malleo, Aluminé, Pulmarí, Traful y Ruca Choroy son el hábitat de salvajes truchas arcos iris, fontinalis y marrones. Estos cauces de agua han ganado reconocimiento internacional y resultan imperdibles para los amantes de la pesca deportiva. Al norte, los ríos Trocomán, Reñi Leuvu, Trolope, Nahueve y la laguna Varvarco, son ideales por la cantidad de capturas que se realizan durante la temporada. La paz de los lagos Huechulafquen, Tromen, Traful, Paimún, Aluminé, Nahuel Huapí y Lolog entre otros, cautiva a los pescadores en cada temporada de pesca en Neuquén.

Río Negro

La montaña es el centro estratégico de una red de ríos y lagos cordilleranos de fácil acceso para los pescadores deportivos. Con el deshielo de la nieve que lo nutre desde la alta cuenca hacia el mar, el río Negro, uno de los cursos de agua más importantes de la Patagonia, es un corredor pesquero de 1.000 km. que satisface las más variadas expectativas. El litoral atlántico, se diferencia por sus aguas cálidas que conforman un ambiente privilegiado con más de 400 Km. de extensión, donde se puede pescar desde la costa o embarcado. En la estepa rionegrina, el arroyo Valcheta es ideal para la captura de truchas arco iris y la cuenca del arroyo Maquinchao ofrece pejerreyes y truchas. Los arroyos originados en estribaciones montañosas que ingresan en la estepa son ideales para equipos livianos y mosca seca.

Chubut

Una decena de localidades donde disfrutar de este deporte plantea un escenario perfecto para los amantes de la disciplina, entre cuencas de ríos y lagos enclavados en valles montañosos. Los Parques Nacionales Lago Puelo y Los Alerces, el Río Carrenleufú, Río Corcovado, Río Pico, Río Tecka, los Lagos Cholila, Musters, Fontana y La Plata, sumados al Dique Florentino Ameghino, el Arroyo Pescado y el Río Chubut, conforman una oferta y variedad para este deporte único en el mundo en el que se obtienen como principales especies: salmón encerrado y del pacifico, y truchas arco iris, marrón y fontinalis. La cordillera ofrece lodges de pesca para los más aficionados que viajan desde distintitas latitudes para practicar este deporte. En la región chubutense se practica en su mayoría la pesca con mosca o “Fly Casting” bajo la modalidad de captura con devolución de piezas, sinónimo de conservación del ambiente.

Santa Cruz

En la provincia de Santa Cruz se destaca el río homónino por la población de truchas steelhead, magnífica variedad de trucha arco iris de gran porte y fortaleza. Los ríos Coyle, La Leona, Rubens, Penitente, Jeinimeni, Los Antiguos y Gallegos ofrecen la pesca de truchas. En los lagos Argentino, Roca, Viedma, Cardiel, Buenos Aires, San Martín, Pueyrredón, Posadas, Strobel y Ghío se capturan especies como salmones, trucha arco iris, trucha del lago, y la trucha marrón.

Tierra del Fuego

Trucha de arroyo, salmón encerrado, trucha arco iris, trucha de mar (seatrought) y trucha marrón son especies que se capturan en la zona norte de la Isla Grande y sobre todo en la ciudad de Río Grande, considerada “Capital Internacional de la Trucha”. Algunas alternativas para la práctica de este deporte son: el Río Grande, los ríos Ewan y Menéndez; las lagunas Bombilla, Suderland, Palacio, Margarita, Santa Laura, San Ricardo y los lagos Fagnano y Escondido.