Turismo Rural

El vasto territorio de la Patagonia ofrece una amplia gama de establecimientos que van desde lujosas y antiquísimas estancias – con más de 200 años de historia- que superan las 100 mil hectáreas, hasta chacras, campos y granjas más pequeñas pero igualmente pintorescas y atractivas. Los visitantes podrán disfrutar de las distintas prácticas del quehacer diario de los paisanos en la Patagonia. Esquila de ovejas, ordeñe de vacas y señalada de corderos, yerra de vacunos, manejo de manadas, visitas a tambos y criaderos, producción de quesos artesanales, dulces, licores y frutas finas, espectáculos de doma y otras destrezas criollas, encuentros folklóricos y museos rurales que exhiben la historia de las más arraigadas costumbres. Exquisitos vinos acompañan el clásico asado criollo a pleno campo. Por las tardes, el mate que se comparte en señal de hospitalidad, completa una tentadora invitación para gozar de la paz de la Patagonia.

La Pampa

Estancias agrícola ganaderas en medio de la llanura, los valles, los cerros y el singular bosque de Caldén en La Pampa, son perfectos hospedajes para disfrutar de las tareas campestres: desde aprender a ensillar un caballo hasta manejar un sulky o arar y cosechar de la mano de la gente de campo. El visitante tendrá además la oportunidad de practicar deportes ecuestres o asistir al maravilloso espectáculo de las destrezas criollas, guitarreadas y los encuentros folklóricos típicamente pampeanos que reúnen a los paisanos al son de los atardeceres patagónicos.

Neuquén

En medio de ríos cordilleranos, exuberantes bosques y más allá de la desértica estepa patagónica, Neuquén ofrece gran diversidad de estancias y pequeños establecimientos rurales. Mayormente, estas estancias se encuentran cerca de las localidades de San Martín de los Andes, Loncopué, Aluminé, Junín de los Andes, Zapala, y las cercanías de la ciudad de Neuquén, se encuentran algunos establecimientos de agroturismo para pasar uno o varios días de inmensa tranquilidad, sin alejarse de la ciudad.

Río Negro

Los valles de los ríos Negro y Colorado ofrecen increíbles días de campo en compañía de familias dedicadas a la producción frutihortícola y ganadera. Allí, la pesca deportiva y las cabalgatas invitan al sosiego en medio de espacios plenos de belleza. Más de 86 mil ha. cultivadas permiten descubrir la Ruta de la Pera y la Manzana y la Ruta del Vino. Los establecimientos rurales de la región cordillerana, dedicados a la producción de frutas finas, agricultura orgánica, alimentos y bebidas artesanales, complementan su oferta con cabalgatas, trekking, pesca deportiva, observación de la naturaleza, y demás actividades al aire libre que invitan al relax y al disfrute.

Chubut

Situados en paisajes agrestes de acantilados costeros o frondosos bosques andinos, los establecimientos rurales de la provincia permiten disfrutar todo el año de un cálido ambiente tradicional. En la Provincia de Chubut, se pueden conocer consorcios agroturísticos de la Comarca Andina del Paralelo 42°, y distintas chacras distribuidas en Península Valdés o el Corredor Central, que presentan una interesante y variada propuesta a quienes buscan vivir una vida más natural.

Santa Cruz

Santa Cruz posee más de 30 estancias en medio de parajes vírgenes de singular belleza. Las más reconocidas son: Truchaike, a 30 km. de Río Gallegos; Monte Dinero, sobre el Estrecho de Magallanes, a 120 km. de Río Gallegos; Monte León ubicada al sur de la localidad de Comandante Luis Piedra Buena; Helsingfors, sobre la margen sur del Lago Viedma, Alta Vista, cercana a El Calafate; Huyliche, sobre la margen sur del lago Argentino a 3 km. de El Calafate; La Cristina, sobre el brazo del lago Argentino; y La Serena, a orillas del lago Buenos Aires, entre Perito Moreno y Los Antiguos; las estancias Suyai y lagos del Furioso ubicadas en la cercanía de los lago Posadas y Pueyrredón, entre otras.

Tierra del Fuego

En el extremo sur de la Patagonia, las estancias permiten descubrir los secretos de la cría de ovejas y la historia de pioneros contadas por sus descendientes en Tierra del Fuego. La esquila de ovejas es una de las actividades más atractivas al sur del continente americano. Entre las estancias más reconocidas se encuentra María Behety, con uno de los galpones de esquila más grandes del mundo, y la tradicional estancia Harberton.