Aventura

Provocadora y extrema, la Patagonia Argentina despliega en su magnífica y variada geografía, propuestas que atrapan a los más novatos y desafían a quienes hacen de la aventura una forma de vida. Expertos guías en las distintas modalidades y todo el equipamiento necesario para disfrutar cada experiencia, invitan a los aventureros del mundo a vivir la Patagonia sin límites. La Patagonia Argentina es tierra de extremos, donde el hombre ha medido desde siempre su destreza física y sus emociones en medio de parajes indomables, rodeados de una belleza sin igual. Un amplio calendario de tetratlones, maratones, desafíos a imponentes volcanes y las más destacadas competencias de alto rendimiento se desarrollan a lo largo de la región, e invitan cada año, a los más osados deportistas del mundo entero a aceptar el gran reto.

Parapente y vuelo a vela

En la provincia de Río Negro; el cerro Catedral, el Otto, el Anfiteatro y las cercanías del lago Puelo y el Cerro Piltriquitrón en El Bolsón, ofrecen las condiciones climáticas ideales para la aventura de volar en parapente durante el verano. En la provincia de La Pampa, se puede realizar esta actividad en el Parque Nacional Lihue Calel. Villa Traful, San Martín de los Andes, Aluminé y Chos Malal en Neuquén, incitan a los aventureros del aire a lanzarse en parapente y a disfrutar del vuelo a vela en el Aero Club de los Andes. También las salinas y el monte pampeanos son un escenario perfecto para esta disciplina. El visitante podrá realizar vuelos biplaza acompañado de expertos instructores.

Andinismo, montañismo y ascenso a altas cumbres

El Cerro Tronador, el Catedral y el López en la provincia de Río Negro; el Cerro Alvear y el Monte Olivia en Tierra del Fuego, son tentadoras alternativas para disfrutar de indómitas montañas. Las alturas del Neuquén también proponen grandes desafíos. El imponente Volcán Lanín, el Cerro Domuyo -la cumbre más alta de la Patagonia con 4709 m-, el Tromen y el Cerro Corona son propuestas que atraen a escaladores y amantes de la aventura. El majestuoso Fitz Roy -uno de los picos más difíciles del mundo- y el Torre seducen desde Santa Cruz a quienes se propongan el gran desafío.

Escalada en hielo

Armados con grampones, piolets o tractels, podrán superar cascadas o cursos de agua que se hielan en invierno, así como imponentes glaciares. En Santa Cruz, los glaciares Perito Moreno, Viedma y Torre invitan al desafío de escalar sus heladas paredes. Para los más avezados aventureros una opción es el pico Argentino del Cerro Tronador, entre diciembre y marzo, en la provincia de Río Negro. En Tierra del Fuego, la gran variedad de calidades y niveles de consistencia del hielo seduce a consumados escaladores.

Rappel y escalada

Las Sierras del Parque Nacional Lihué Calel en La Pampa , el Cerro Catedral, el Otto y el López en las afueras de San Carlos de Bariloche y las Sierras Grandes en la provincia de Río Negro; las bardas de la Ciudad de Neuquén, y las poderosas paredes de San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Villa Pehuenia y Villa El Chocón en Neuquén, invitan a los amantes del rappel y la escalada en roca a descubrir los más imponentes escenarios de la Patagonia Argentina.

Rafting, kayak y canotaje

El rafting, en el río Aluminé, el Ruca Choroy y el Huam Hum, con sus diferentes grados de dificultad en trayectos rodeados de piedras, montañas y la increíble selva valdiviana despiertan la adrenalina de los visitantes en Neuquén. Fuertes emociones y sencillos trayectos se conjugan en los recorridos a lo largo del río Limay, el río Manso y el río Azul en la provincia de Río Negro. En Chubut, el río Corcovado es un lugar ideal para realizar rafting, adaptando las excursiones a distintas dificultades.

Para hacer kayak, nada mejor que el mítico Canal Beagle y el lago Roca cercanos al fin del mundo en Ushuaia, el caudaloso río Negro y la belleza del lago Nahuel Huapi en la provincia de Río Negro. En Chubut, se pueden descubrir las aguas de los golfos desde Puerto Madryn y Puerto Pirámides, el sinuoso río Chubut en Los Altares y Piedra Parada y las cristalinas aguas del PN Lago Puelo.

El río Limay, el río Chimehuín, el espléndido lago Lacar en Neuquén y la Bahía Lapataia en tierras fueginas proponen también la práctica del canotaje entre mágicos paisajes. A lo largo de todo su curso, el río Negro ofrece canotaje y otras actividades náuticas en un marco natural pleno de belleza que puede disfrutarse durante todo el año. En La Pampa es el Río Colorado el que ofrece el escenario para prácticas de canotaje y salidas que se organizan desde la localidad de La Adela.

Windsurf, surf y Kitesurf

Los vientos, los lagos y el mar patagónico, se conjugan para la práctica de los más variados deportes acuáticos. Sobre la costa atlántica en Puerto Madryn, Playa Unión, Rada Tilly, en la provincia del Chubut, y en las extensas playas de Las Grutas, El Cóndor y Playas Doradas en la provincia de Río Negro, los veraneantes disfrutan del windsurf y el surf en las aguas de la Patagonia. Lagos cristalinos como el Lacar, el Nahuel Huapi y el Musters convocan también a los amantes del windsurf y del kitesurf.

Trekking

La geografía patagónica seduce a los amantes del trekking. Tanto los circuitos menos exigidos como los más extremos proponen el desafío de aventurarse entre cordones montañosos, bordear lagos, trepar cada vez más alto en cerros y montañas, caminar sobre glaciares, internarse en el corazón de los Parques Nacionales y Reservas, llegar a recónditos refugios de montaña, descubrir bosques de belleza única, valles y lagunas escondidas. En medio de parajes de extrema blancura en invierno o a la luz de intensos colores en primavera y verano, poner a prueba las emociones y la destreza física, encierra el placer de andar la profunda Patagonia y alcanzar cada vez, nuevas y exigentes metas.

Rutas, caminos y senderos

Los más variados escenarios y paisajes patagónicos proponen a los amantes del mountain bike, las cabalgatas y los safaris 4×4, infinitas alternativas. La adrenalina se despierta, a cada paso, en fascinantes circuitos entre la Cordillera de Los Andes y el océano Atlántico. Atravesar la llanura y las bardas pampeanas de lado a lado, internarse en caminos que recorren bosques de lengas o arrayanes, alcanzar alejadas playas, salinas y médanos, cruzar puentes y caudalosos ríos, permite descubrir los rincones más increíbles montando a caballo, en bicicletas acondicionadas para las superficies patagónicas, o en modernos vehículos para safaris 4 x 4.

Kitebuggy y Carrovelismo

Las Salinas, como La Colorada Grande, ofrecen un escenario inmejorable para la práctica del kitebuggy en La Pampa. El carrovelismo es también protagonista de la aventura en Rada Tilly, en la provincia del Chubut y en las extensas playas de El Cóndor y las Playas Doradas, en la provincia de Río Negro.